Sin categoría

SEMANA#12 – BAÑO. Cómo ordenar los objetos de cuidado personal

Incluso en las casas más ordenadas, el baño suele ser punto débil en lo que a organización se refiere.  Sin darnos cuenta en el baño acumulamos infinidad de artilugios y productos que inundan el espacio y crean esa sensación de desorden en la que es difícil encontrar algo cuando lo necesitamos.

1. LO QUE DEBES SABER ANTES DE EMPEZAR CON EL MÉTODO KONMARI EN TU BAÑO

Es muy importante que antes de empezar a fondo con la limpieza evites esa sensación de querer comprar sistemas de almacenaje y de organización para tus cajones que crees que te pueden ayudar a tenerlo todo organizado para siempre. 

Lo mejor es que organices todos tus elementos del baño siguiendo este método en el espacio del que ya dispones. Así te darás cuenta de que la mitad de las cestas que creías necesitar, realmente no las necesitas y sabrás si de verdad se ajustan a todo aquello que tenías en mente guardar.

Una vez hayas finalizado por completo todos los pasos del método Konmari, mide y busca las cosas que te hagan realmente falta. Hazte una lista y ahora sí que sí es el momento de salir de compras.

2. ¿FUNCIONA EL MÉTODO KONMARI EN EL BAÑO?

La mejor forma de no volver al desorden es poner las cosas en el lugar que les corresponde, por lo que el almacenamiento debe reducir el esfuerzo de volver a guardar los productos.

Cuando vamos a utilizar algún producto tenemos un propósito claro para sacarlo. El desorden llega cuando se requiere demasiado esfuerzo para guardarlo o no está claro cuál es su lugar y acabamos guardándolo en cualquier sitio.

La clave está en encontrar el lugar idóneo para cada cosa de manera que tengas todo a mano (no necesariamente a la vista) y no te cueste nada mantener el orden conseguido.

Lo que mejor suele funcionar es guardar los distintos accesorios de baño de tamaño pequeño de manera vertical en recipientes transparentes. De esta manera, tomamos el recipiente, utilizamos el producto, lo volvemos a guardar en el recipiente y dejamos ese recipiente en su sitio. 

Otra cosa que funciona bastante bien es guardar las cosas de uso diario en una misma cesta, en vertical, aunque hayan varias categorías mezcladas. 

Hay sistemas de almacenaje que no suelen funcionar, como por ejemplo los que tienen muchos compartimentos. 

3. PASOS PARA ORDENAR TU BAÑO CON EL MÉTODO KONMARI.

1º. SACAR TODO DE SU SITIO

Lo primero que debes hacer es sacar todos los productos de su sitio habitual y extenderlos por el suelo o sobre una superficie amplia y plana. Debes dejar tus armarios y estanterías completamente vacíos. 

Es muy importante que cojas todos los elementos del baño que tengas dispersos por el resto de la casa como horquillas, gomas del pelo, geles de repuesto, toallas… y que lo juntes con el resto de productos en un mismo lugar.

Este paso te dará una idea exacta de todas las cosas que tienes y podrás comparar productos similares, repetidos o que cumplen la misma función, lo cual te facilitará la tarea de decidir cuáles quieres conservar y el proceso de selección será mucho más sencillo.

2º. AGRUPAR POR CATEGORÍAS

Ahora toca agrupar todo lo que pertenezca a una misma categoría. Esto te da la perspectiva de ver cuantas cosas tenemos de cada categoría y desechar con criterio. Aquí es importante que definas bien cuales van a ser estas categorías y qué productos pertenecen a cada una de ellas. 

Puedes agrupar tus productos con las siguientes categorías:

  • Higiene corporal (gel, hidratantes, sales de baño, desodorantes…)
  • Higiene capilar (champú, acondicionador, mascarilla, peine, cepillo, fijadores, tintes…)
  • Higiene facial (limpiadores, hidratantes, discos desmaquillantes…)
  • Higiene bucal (cepillo de dientes, pasta dentífrica, enjuague bucal, hilo dental, recambios…)
  • Cosmética (maquillaje y accesorios de maquillaje, accesorios para el pelo…)
  • Pies y manos (esmaltes, utensilios de manicura y pedicura, hidratantes…)
  • Depilación y afeitado (cera, cuchillas, espuma de afeitar, after shave…)
  • Perfumes.
  • Textil (toallas y manoplas)
  • Medicamentos y material de primeros auxilios

3º. HORA DE DESECHAR

Te puedes llegar a sorprender de la cantidad de cosas que guardas en el baño para absolutamente nada.

Se trata de “desintoxicar” la estancia. Así que separa, clasifica, revisa y quédate con aquello que realmente usas y te proporciona bienestar

Fíjate especialmente en:

– PRODUCTOS CADUCADOS: Presta especial atención a los cosméticos caducados, ya que pueden irritar tu piel y producir reacciones alérgicas peligrosas. 

La mayoría de los cosméticos incluyen en la parte posterior del envase el icono de un tarrito con una cifra en su interior. Ese número indica los meses de vida del producto desde que lo abrimos por primera vez.

Si está pasado ¡Le decimos adiós de inmediato!

– MUESTRAS Y REGALOS: Deshazte también de todo aquello que hayas guardado y que nunca hayas usado, como aquellas muestras que no usamos ni en los viajes.

Si tienes algún regalo del que te da pena deshacerte pero que sólo te está ocupando sitio en el baño, lo que debemos hacer es dejarlo ir con gratitud y así conseguirás poner verdadero orden a tus pertenencias.

– ROTO O POR DUPLICADO: Elimina todo lo que ha vivido más allá de su propósito como accesorios viejos, rotos o que tengamos por duplicado.

– TEXTILES: Suelen ocupar demasiado espacio y es habitual almacenar toallas que nunca usas porque, en realidad, siempre coges las mismas, las que te resultan más agradables. Deshazte de las que están deterioradas y clasifica las de uso cotidiano y las aquellas que utilizas solo de vez en cuando.

Durante este proceso es muy posible que te lleguen pensamientos como: «tirarlo sería desperdiciarlo» «podría necesitarlo después». Pero recuerda que esto solo nos impedirá deshacernos del producto que bien sabemos que si ya no lo hemos usado no lo volveremos a usar.

4º. PRUEBA DE LA FELICIDAD

La clave para mantener el orden con éxito es mantener solo lo que para ti es verdaderamente imprescindible, te transmite felicidad y te hace sentir más seguro.

Si te entra la indecisión, ten presente las siguientes preguntas y verás cómo sales de dudas.

¿He utilizado este producto en los últimos meses? ¿Se ajusta a mis valores y a mis requisitos? (sin siliconas, sin parabenos…) ¿Me aporta algún beneficio claro o tangible? ¿Da resultados? ¿Se ajusta a mi tipo de piel o cabello? ¿Me siento más feliz  o seguro después de usarlo? ¿Mi rutina de maquillaje o de aseo me da demasiado trabajo? ¿Cuáles son los pasos o productos de los que podría prescindir?

Si te da resultados o te sientes más feliz después de usarlos ¡Consérvalo! Pero si tu respuesta es no, deshazte de ellos de inmediato.

5º. GUARDAR LOS PRODUCTOS

Para terminar toca poner de vuelta en su sitio todos los productos que has decidido quedarte, y sin son cosas que antes no tenían un sitio especifico, ahora es el momento para asignarlo. Recuerda empezar a guardar utilizando los espacios que ya tienes incorporados en tu baño.

Sé práctico y guarda el resto de productos siempre formando grupos y teniendo en cuenta cuándo lo usas. Intenta hacer una categoría con los productos cotidianos para tenerlos siempre a mano.

Los accesorios de cosmética son los que más rápido vuelven al caos, por lo que Marie kondo aconseja separar entre los productos de limpieza facial y el maquillaje y guardar siempre los cosméticos de forma vertical para que quede todo a la vista y no tener que andar desordenando para encontrar lo que buscas.

A la hora de guardar ten en cuenta los siguientes puntos:

– UN LUGAR PARA CADA COSA: Según el método Konmari, si hemos dado un sitio a cada cosa, ya no se volverá a desordenar.

Si no le damos a cada cosa un lugar propio se multiplican las posibilidades que el espacio vuelva a desordenarse. 

Pero… ¿Y si le asigno un sitio a cada cosa pero el sistema de almacenaje no me resulta práctico?

Lo más probable es que aún asignándole un espacio concreto a cada producto llegue el desorden. Por eso es super importante que apliques este criterio seguido de la organización en vertical.

– GUARDAR EN VERTICAL: Nunca apiles las cosas en tu baño. Con el almacenamiento en vertical verás enseguida lo que hay en esa cesta, lo cogerás y lo devolverás de nuevo a su sitio sin alterar el resto.

Marie Kondo aconseja guardar siempre que podamos los cosméticos de forma vertical para que quede todo a la vista y no volver al desorden rebuscando.

Te ayudará colocar los objetos más altos detrás y los más bajos delante, así verás mejor todo lo que tienes.

4. CONSEJOS PARA APLICAR EL MÉTODO KONMARI EN TU BAÑO CON ÉXITO.

CESTAS Y RECIPIENTES PARA ORDENAR: Mantener despejada la repisa del lavabo te inspirará orden y limpieza. Puedes reutilizar el vaso de una bonita vela para poner tus brochas o para compartimentar los accesorios de cabello como gomas, horquillas, pinzas, etc. ¡Las tendrás siempre en orden!

Te aconsejo que guardes tus cosméticos en compartimentos transparentes de manera que puedas coger todo tu maquillaje o tu cesta de rutina facial, colocarla encima del lavabo durante su uso, y volver a guardar la cesta en su lugar. Así evitaremos tener todos los botes por medio y que se vuelvan a mezclar con el resto de categorías.

En cuanto a los medicamentos y materiales de primeros auxilios, no se trata tanto de si te hace feliz, si no de que esté en buen estado, que sea realmente necesario, y que lo puedas encontrar rápidamente si lo necesitas.

Con estas recomendaciones y siguiendo tu propia intuición durante el proceso, dirás adiós al «baño Diógenes».

¡Voilà! Tu baño está ahora en un perfecto estado de revista y ha pasado a ser un espacio de bienestar y paz 🙂

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s