Sin categoría

MAYO – KOMONO

Este mes nos ocuparemos de la cuarta categoría del método KonMari, el misterioso y amplio Komono. La traducción del japonés que ofrece Marie Kondo es “miscelánea”, es decir, objetos variados.  Vendría a ser ‘todo aquello que no es ni ropa ni libros ni papeles ni los objetos sentimentales’. 

Por tanto, Komono son muchas cosas, desde toda la papelería y material para hobbies hasta cosméticos y cables eléctricos. Trataremos el Komono de la cocina aparte, el próximo mes.

TIPOS DE KOMONO

He dividido el Komono en 10 categorías, y nos iremos ocupando de unas pocas cada semana:

Semana#12:

  1. Objetos de cuidado personal: productos para el cuidado del cabello y de la piel, cosméticos, cepillos de dientes y dentífrico, objetos para relajación (velas, aceites esenciales, inciensos…), otros (bastoncillos, brochas, limas, cortaúñas, esponjas…)
  2. Medicamentos y otras provisiones: medicamentos, kit de emergencias, consumibles del hogar (pañuelos, papel higiénico, algodones, pilas, bolsas de plástico, bolsas de papel, bolsas de tela…), productos de limpieza y lavandería…

Semana#13:

  • Juguetes y ocio: materiales para hobbies (costura, manualidades…), juegos de mesa, juguetes, videojuegos, 
  • Objetos de valor: colecciones, monedas, piezas cerámicas o cuadros valiosos, tarjetas de crédito…
  • Joyas y bisutería

Semana#14:

  • Artículos de papelería y oficina: material para escribir y dibujar, accesorios (grapadora, perforadora, sacapuntas…)
  • Objetos de bricolaje: herramientas, materiales de construcción, pinturas y barnices…
  • Plantas y artículos de jardinería (macetas, regaderas, palas, semilleros, fertilizantes y plaguicidas…)

Semana#15:

  • Aparatos eléctricos y electrónicos: cables eléctricos, cargadores, cámaras fotográficas, dispositivos, conectores, ordenadores, discos duros, auriculares…
  • Muebles y decoración: decoración de pared, decoración de sobremesa, muebles auxiliares, textil del hogar (mantas, manteles, cojines, cortinas, ropa de cama, toallas…), decoración para festividades (Navidad, Halloween…)

Por supuesto esto es mi propuesta y podéis adaptar esta clasificación a vuestras necesidades y agrupar categorías, o añadir alguna más.

EMPIEZA POR UNA ESTANCIA Y AGRUPA POR CATEGORÍAS

En el caso del Komono, al ser una categoría tan amplia y diversa, recomiendo empezar examinando una zona concreta de la casa (por ejemplo el baño), y ver qué categorías de objetos tenemos en esa zona.

Si elegimos el baño, probablemente tendremos objetos de cuidado personal, medicamentos y otras provisiones, aparatos eléctricos y quizás bisutería. También encontraremos toallas. Vaciamos completamente el baño y separamos los objetos por categorías. Entonces recorremos el resto de estancias en busca de objetos de las mismas categorías, para juntarlos con los del baño. En este punto podemos decidir por ejemplo dejar los aparatos eléctricos del baño para otro día, ya que seguramente en el resto de la casa habrán muchos más. En ese caso los apartamos y nos ocupamos de las categorías que hemos elegido ordenar ese día, habiendo reunido todos los objetos de la casa que pertenecen a cada categoría.

La siguiente estancia podría ser el dormitorio, donde encontraremos principalmente textiles del hogar (ropa de cama, mantas…) y quizás algún aparato electrónico, cables y objetos de decoración. En este caso podemos elegir ordenar los textiles, recopilando aquellos que se encuentren en otras estancias, y apartar los objetos de otras categorías para ordenarlos con el resto de objetos de la misma categoría.

Así, vamos estancia por estancia, eligiendo las categorías que más abundan en esa estancia, recogiendo los objetos de esas categorías que pudiera haber en otras estancias, y cribando categoría por categoría.

La cocina, al ser un Universo en sí misma, merece atención especial y la dejaremos para el próximo mes.

ELIGE LOS OBJETOS QUE SE QUEDAN, CATEGORÍA POR CATEGORÍA

En este punto ya nos habremos acostumbrado a preparar las sesiones de criba y a aplicar el criterio para el descarte, predominando la funcionalidad o el aporte de felicidad según el caso. Por ejemplo, un cepillo de dientes puede que no evoque especial alegría cuando lo sostenemos entre las manos, pero es un objeto que debemos tener. Podemos aprovechar para decidir si necesita ser renovado, y en ese caso comprar uno nuevo y deshacernos del viejo inmediatamente. También podemos detectar si tenemos varios cepillos de dientes en diferentes lugares, y decidir con cual nos quedamos.

Tira directamente cualquier producto caducado (por ejemplo maquillaje o cremas hidratantes). Como siempre, no olvides agradecer a los objetos descartados por haberte servido y haber formado parte de tu vida.

Intenta evitar el guardar “por si acaso”, por ejemplo cables que no sabes de qué aparato son, o los auriculares que te dieron en el avión y que no has utilizado. Será muy raro que deseches algo que no has usado en años y que no sabes para qué sirve, y que poco después lo necesites. Si este es el caso, siempre puedes comprarlo nuevo, y tomar nota para que no te vuelva a pasar.

GUARDA LOS OBJETOS DE LA MISMA CATEGORÍA EN UN SOLO LUGAR

Aprovecha que vacías completamente una estancia para limpiar a fondo todas las superficies, armarios, estanterías y cajones. Esto te permite tener un lienzo en blanco a la hora de guardar los objetos de una misma categoría. Recuerda, nada de guardar bolígrafos en diferentes zonas de la casa. Los objetos de la misma categoría deben guardarse en el mismo lugar. Esto es de vital importancia a la hora de mantener el orden. De esta manera localizarás fácilmente un objeto cuando lo necesites, y detectarás en seguida si se está produciendo una acumulación (los bolígrafos, los mecheros y las bolsas tienen tendencia a acumularse de manera natural).

Si es posible, no empieces a guardar los objetos seleccionados hasta que acabes de revisar toda la categoría Komono. Esto dependerá de si tienes espacio en casa para almacenar las bolsas o cajas con los objetos seleccionados. Siempre puedes apartar aquellos objetos que necesitarás utilizar durante las semanas durante las cuales te estás ocupando del Komono, como si te fueras de viaje. El resto de cosas las puedes guardar en cajas y etiquetarlas, como si estuvieras haciendo una mudanza. Cuando hayas acabado de revisar todas las categorías de Komono, puedes empezar a guardar los objetos seleccionados, quizás de una manera diferente y mejor a como lo hacías antes.

¿LOS OBJETOS DESCARTADOS VAN DIRECTAMENTE A LA BASURA?

Al igual que con la ropa y los libros, separa los objetos desechados en varios grupos:

  • Para tirar (están demasiado viejos o rotos para que otro los utilice): aquí es especialmente importante que selecciones aquellos que deben depositarse en un Ecoparque o Punto Limpio, especialmente si son contaminantes como barnices, pilas, baterías, tubos fluorescentes, etc… en la mayoría de ciudades en España hay Puntos Limpios móviles, puedes consultar cuándo están por tu zona.
  • Para vender: elige aquellos objetos con potencial de venta y cuélgalos sin demora en Wallapop, Ebay, Facebook Marketplace o la plataforma que elijas. Ponlos todos juntos en un lugar de tu casa y guárdalos hasta que alguien los compre, pero no los almacenes eternamente. Si no los has vendido en 2-3 semanas, regálalos.
  • Para donar o regalar: ofrécelos a tus conocidos, o regálalos en Wallapop. Organiza un “Konmari” en tu casa, que siempre es una buena excusa para recibir a tus seres queridos y compartir un aperitivo y un buen rato.
  • Los objetos en buen estado que nadie quiere: puedes dejar una caja con objetos junto al contenedor de basura con una nota indicando que cualquiera puede llevarse lo que hay en la caja. Deja transcurrir unas horas, y recoge la caja con los objetos que nadie se haya llevado. En este punto tendrás que decidir si la última opción para estos objetos es tirarlos a la basura o llevarlos al Punto Limpio.

Recuerda, intenta primero darle una segunda vida a aquello que desechas, regalándolo o vendiéndolo a alguien que lo necesite. Como última opción, tíralo, pero siempre en el lugar adecuado para su correcta gestión, minimizando así tu huella medioambiental. Esta gestión consciente de tus residuos te hará valorar en el futuro el impacto de comprar nuevos objetos, y esperadamente te orientará hacia si es realmente necesario adquirir un objeto nuevo o no.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s